¿Porqué necesitas grabar tu boda en 360 grados?

Si todavía no has oído hablar de la realidad virtual y el mundo que a raíz de ella está creciendo en pocos meses lo harás. Y si te vas a casar y has oído alguna cosa al respecto, es interesante que entiendas porqué necesitas grabar en 360 grados o realidad virtual el vídeo de tu boda.

¿Qué significa la realidad virtual en tu boda?

Los vídeos en 360 grados permiten al espectador decidir exactamente dónde quieren mirar. El vídeo se desarrolla como un vídeo normal pero con la capacidad de poder mover el visor hacia cualquier punto, por lo que a medida que se desarrolla el vídeo podemos ir viendo rincones o aspectos de la boda que antes no habíamos captado. Es por ello que puedes ver el vídeo de la boda una y mil veces, ya que siempre podrás encontrar un punto o lugar que antes no habías descubierto.

Hay empresas que se dedican a este tipo de servicios, como La Bomba, que realiza grabaciones de bodas en realidad virtual, siendo totalmente compatible este servicio con la contratación de un vídeos  convencional de boda o un reportaje fotográfico clásico.

La boda del futuro gracias a la grabación en 360º

Normalmente para este tipo de servicios se utiliza una cámara que integra diferentes objetivos o, incluso, cámaras concatenadas, dependiendo del servicio. El coste del mismo puede no ser muy elevado ya que por unos 800 euros puedes disponer de una hora de grabación. El servicio suele incluir el vídeo editado o, en su versión más económica, el vídeo casi en bruto. De todas maneras en este caso el vídeo en bruto es una buena solución ya que lo que el usuario quiere es ver los detalles que nunca ha visto y volver a revivir el momento, más que visualizar una pieza creativa sobre la boda.

¿Cómo visualizar un vídeo de boda en realidad virtual?

La manera más sencilla es verlo en el ordenador y mover la cámara del vídeo a través del ratón o los cursores, pero de esa manera se pierde la esencia del vídeo. Lo ideal es poderse colocar una gafas de realidad virtual (hay muchas en el mercado) y por un precio muy económico (las hay por menos de 5 euros) poder colocar en esas mismas gafas un móvil y reproducir el vídeo. Eso nos permitirá, dependiendo de las características del móvil, podemos mover y girar la cabeza y que la cámara siga nuestros propios movimientos como si estuviéramos en ese mismo lugar.

Ahora ya, si te apetece tener un recuerdo imborrable, contacta con las empresas que realizan este servicio y pide un presupuesto. No te arrepentirás.